902.367.710 hola@cibaria.net
Experiencia con la fermentación de vegetales

Experiencia con la fermentación de vegetales

¡Que viva la fermentación!

El otro día tenía ganas de experimentar. Desde pequeño me gusto hacer experimentos y mezclar todo aquello que se pasaba por mi mente. Evidentemente nada de lo que hacía se podía comer, ni de lejos. Me hice más mayor pero mi instinto aventurero y científico se transformó en mi gusto por la cocina. Me gusta mezclar, crear y hacer cosas nuevas y distintas, me aburre hacer la misma receta varias veces. Bueno pero a lo que iba, el otro día estaba aburrido, había leído algo sobre la fermentación pero nunca me había parado a intentar fermentar nada. Cogí todos los botes que tenía en casa (Me gusta hacer las cosas a lo grande) y unas verduras que me habían regalado de la huerta de un amigo. En este caso era coliflor, repollo, pimientos y zanahorias.

Me dispuse a hacer mi experimento, busqué las medidas para hacer salmuera, el líquido con el que se rellenan los botes y que no deja de ser más que agua y sal pero en las medidas exactas. Busqué en internet porque no tenía ni idea de la cantidad de sal que se debía echar y leí que 20 gramos de sal por cada litro de agua. Miré si eran mejores algunas verduras que otras y nada de eso, todo vale, verduras y frutas las que más te gusten. Eso sí, hay que tener en cuenta que para fermentar la fruta tiene que estar verde. Ponía que zanahorias y  pimientos en bastones estaba bien para los principiantes pero yo me quise arriesgar un poco más e incluir esas deliciosas coliflores y repollos de la huerta de mi amigo.

Corté toda la verdura en trocitos y la metí en los botes, creo que hice un total de 20. Después a la nevera y a esperar (Lo ideal es una semana). Los he probado con ensaladas, hacen de aliño y les dan un toque genial.

 

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Menú de cierre