902 100 169 info@delikia.com​
Consejos para mejorar la concentración en el trabajo

Consejos para mejorar la concentración en el trabajo

Consejos para mejorar la concentración en el trabajo

Muchas veces nos distraemos sin darnos cuenta con diferentes estímulos. Que si la conversación telefónica de tu compañero, el newsletter de las ofertas, el cotilleo de la semana, el exceso de tareas o de ventanas abiertas… Es muy normal. Le pasa a todo el mundo. A unos más que a otros, pero al fin y al cabo, todos nos distraemos. Por eso, te quiero dar unos consejos que te ayudarán a reducir todo lo que te distrae y el estrés que las distracciones generan a largo plazo.

1. Descansa lo suficiente

Es fundamental descansar por la noche, pero también durante el trabajo.  Aprovecha los descansos y vete a la zona de descanso de tu oficina. Hay veces que tenemos muchas tareas que hacer y para acabar cuanto antes decidimos saltarnos el descanso y estamos cometiendo un grave error. Si no descansamos nuestro rendimiento será peor. «Cuando estamos cansados o hemos dormido mal, el cerebro se resiente y los procesos mentales asociados a la memoria y la focalización no pueden rendir al 100%» afirma Bertrand Regader, psicólogo educativo y director de Psicología y Mente. Por tanto, debemos llegar al trabajo descansados y hacer descansos para despejar la mente.

2. Escribe con papel y bolígrafo

Escribir a ordenador es mucho más rápido y en muchos casos más efectivo, tenemos los archivos disponibles en cualquier lugar, pero hay momentos que necesitamos escribir. Si escribimos a mano, nuestro cerebro hará un esfuerzo superior para concentrarse y recordará más fácilmente los datos y apuntes que salgan de nuestro puño y letra, según explica Lizette Borreli para Medical Daily.

Una buena opción es crear listas de tareas a mano, recordaremos mucho más todo lo que tenemos pendiente.

3. Evita el ruido ambiente

Y por desgracia no todos contamos con las condiciones óptimas, ni con un despacho insonorizado y la temperatura perfecta, pero para casi todo existen soluciones. Parece muy obvio pero está demostrado que el ruido ambiente influye en nuestra capacidad de concentración, hay veces que no podemos evitar el ruido y por eso, como recomendación personal os animo a escuchar música, música que ayude a la concentración. A mi me funciona, aquí os dejo una lista de ejemplo; pero existen muchísimas en spotify.

4.  Ten en cuenta la temperatura

Si estamos incómodos con la temperatura nos distraeremos más («Uff que calor», «Uff que frío») y nos costará volver a arrancar por donde estábamos. La temperatura óptima está entre los 21º-23º, y sí, sé que es muy difícil ponerse de acuerdo con el tema aire acondicionado/calefacción, porque por desgracia el que está justo al lado del aparato, va a notar una diferencia muy grande con el que no lo esté. Pero también hay solución para esto: si eres de los que está cerca de la ventana, no la abras porque haga calor ya que causarás el efecto contrario. Si por el contrario eres de los que tienes frío lo mejor es que dejes una chaqueta fina y cómoda para trabajar que te puedas poner en esos momentos.

5. Organiza el espacio de trabajo y las tareas

Si trabajas es un ordenador organiza bien las ventanas, y establece un método de trabajo. Un truco muy bueno es trabajar con doble pantalla, si no tienes la posibilidad, minimiza las ventanas y trabaja con ellas a mitad de pantalla. Es un truco muy útil si estás pasando datos o necesitas consultar algo con frecuencia.

El escritorio físico, vamos tu mesa, también es importante tenerla ordenada, no es fácil, pero intenta antes de marcharte o antes de ponerte a trabajar dejarlo organizado, y procura utilizar el mismo método para evitar perder tiempo y distraerte buscando.

Organiza las tareas en los momentos que tengas menos trabajo, antes de salir o en algún rato libre. Una buena opción es que le asignes un color a cada tarea, de acuerdo a su nivel de importancia, y hazlo con cuatro o cinco tonos distintos.

Según Nadia Goodman, redactora de entrepeneur.com, es recomendable hacer las tareas más importantes lo primero en la mañana cuando estés más fresco y dejar las menos relevantes para la tarde o las últimas horas de la mañana. Es fácil caer en la tentación de dejar lo que nos apetece menos para el final, pero hay que luchar contra este estímulo.

Intenta seguir estos trucos, en la medida de lo posible, y verás cómo tu concentración mejora. ¡Sigue nuestras redes sociales, Instagram y Facebook para no perderte nada de nada!

 

 

Deja un comentario

Menú de cierre